Cómo mover tu rutina de ejercicio en casa al aire libre

Una persona joven corre en un puente

Un clima más cálido significa que muchas personas están deseosas de escapar de su gimnasio en casa y mover su rutina de ejercicio afuera.

El aire fresco y la luz del sol mientras quemas calorías puede ser un cambio bienvenido después de un invierno ejercitándose bajo techo, especialmente si tu gimnasio favorito cerró y estabas confinado en tu sótano.

La transición puede no ser un cambio rápido para todos. Si pasaste el invierno acumulando millas en tu caminadora o usando equipo de gimnasio, hacer de la Madre Naturaleza tu escenario puede requerir algunos ajustes. Especialmente durante estos tiempos de distanciamiento social.

Si pusiste tu rutina de ejercicios completamente en pausa cuando cerró tu gimnasio, querrás darte un poco más de tiempo para aclimatarte.

El ejercicio al aire libre puede ser más difícil

El ejercicio al aire libre frecuentemente se ve como más difícil porque tu cuerpo tiene que adaptarse a condiciones cambiantes, forzándote a usar los músculos de manera un poco diferente, afirman muchos entrenadores físicos.

Aunque puedes hacer ejercicio hasta sudar con tu caminadora ajustada en una inclinación, no es lo mismo que subir corriendo una colina con piedras o arena bajo los pies, o incluso trotando al aire libre en un día con viento.

Las condiciones naturales cambiantes fuerzan al cuerpo a trabajar más duro, de acuerdo con el Consejo Americano de Ejercicio (ACE, por sus siglas en inglés).

Las piernas de una persona están estirando al exterior y se ve que utiliza un calzado de entrenamiento adecuado.

Moverse al aire libre tiene sus beneficios

De acuerdo con el ACE, los estudios muestran que las personas que queman calorías al aire libre reportaron sentirse más revitalizados y describieron una satisfacción mayor con su rutina de ejercicio que aquellos que hicieron ejercicio en casa.

Con un poco de planificación, estarás listo para mover tu rutina de ejercicio al exterior y disfrutar ese aire fresco. Aquí tenemos algunas cosas que puedes hacer para que el cambio sea más fácil.

Escoge los zapatos adecuados

El calzado que usas en la máquina escaladora o la trotadora quizás no es el mejor para los senderos de grava, tierra compacta o caminos pavimentados del exterior.

O tal vez tenías un buen calzado, pero ya se gastó el patrón de la suela. Investiga un poco sobre el mejor calzado para tus propósitos, especialmente si experimentas dolor en la cadera, la rodilla o las espinillas después de hacer ejercicio. Nunca es mala idea consultar al doctor.

Vístete en capas

Tu gimnasio en casa, como las instalaciones de acondicionamiento físico, probablemente tiene un ambiente con clima controlado. Sin posibilidad de ser sorprendidos por la lluvia o experimentar un descenso grande de temperatura cuando entra un frente frío.

Cuando salgas, vístete en capas ligeras a fin de prepararte para cualquier cambio en los patrones del clima y evitar acalorarte demasiado o congelarte hasta los huesos.

También, asegúrate de que tu ropa es adecuada para tu actividad. Las piernas de los pantalones holgadas están bien para trotar, pero pueden atorarse en las cadenas de la bicicleta.

Protector solar

Hacer ejercicio bajo el sol se siente bien después de meses de luz fluorescente, pero recuerda proteger tu piel.

Escoge algo como la Loción de protección múltiple con FPS 30 essentials by Artistry™. Tiene una fórmula liviana que ofrece protección UV.

Dos personas se estiran antes de hacer ejercicio al aire libre.

Asegúrate de hacer calentamiento

De la misma manera que no iniciarías una carrera a velocidad máxima, deberías iniciar gradualmente tu ejercicio al aire libre. Es aconsejable un período de calentamiento de 5 a 10 minutos para cualquier actividad física.

Si no has hecho mucho ejercicio, prueba incrementar tu ejercicio al aire libre con caminatas rápidas de 20 minutos en la primera semana.

Una vez que ya te hayas acostumbrado a hacer ejercicio afuera, puedes agregar actividades más extenuantes como correr, senderismo o ciclismo. Y no te olvides del estiramiento antes y después.

Mantente hidratado

Dado que no estás en un gimnasio con un bebedero a solo unos pasos o en casa cerca del grifo de tu cocina, asegúrate de planear de antemano y llevar tu propia agua.

Para un beneficio adicional, agrégale un Tubito deportivo XS™ a tu agua. Brinda un rápido impulso de energía a los músculos y reemplaza los electrolitos cruciales que pierdes durante el ejercicio.

Un hombre y una mujer andan en bicicleta uno a lado del otro en la calle de una ciudad. Están disfrutando del ejercicio al aire libre.

Disfruta la variedad

La naturaleza es como unas instalaciones deportivas de lujo, con oportunidades de caminar, correr, andar en bicicleta, nadar o escalar. Y las horas adicionales de luz solar significan que hay más tiempo para acomodarlo en tu agenda.

Mezcla tu entrenamiento haciendo senderismo, trotando en la playa o planeando un recorrido en bicicleta. Aprovecha el clima cálido mientras dura.

Para aquellos que viven en climas nórdicos, no pasará mucho tiempo antes de que los vientos fríos del otoño y la nieve del invierno los manden de vuelta a casa.

Aprende más

Lee más consejos sobre ejercicio y acondicionamiento físico en  Conexiónes Amway. Y para conocer más sobre otros productos hidratantes y de nutrición deportiva XS, visita el sitio web para Amway US o Amway Canadá.

Deja un Comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Solo se mostrará su nombre cuando se publique el comentario.