Consejos para combatir la depresión invernal

Una mujer sostiene una botella de Salud Equilibrada Omega Nutrilite mientras que su gato blanco y negro se frota contra esta. Ella está luchando contra la depresión invernal.

Durante el calor del verano, nos ponemos protector solar en abundancia, preocupados de asolearnos demasiado. En el invierno, cuando el clima es frío y los días son más cortos, deberíamos estar igual de preocupados por tomar demasiado poco sol.

Por qué necesitamos la luz del sol

La falta de luz solar durante esos meses de días cortos y deprimentes puede afectar nuestra salud y bienestar.

El sol es una fuente clave de vitamina D porque la luz solar hace que nuestros cuerpos produzcan ese nutriente esencial. La vitamina D ayuda al funcionamiento normal de nuestros cuerpos asociado con la salud ósea, la salud del corazón y el apoyo al sistema inmunológico.

Los Institutos Nacionales de Salud recomiendan de 5 a 30 minutos de sol entre las 10 a.m. y las 3 p.m. por lo menos dos veces a la semana en la cara, los brazos, las piernas o la espalda sin protector solar. Seguir esa recomendación puede ser un reto cuando los cielos grises de invierno bloquean los rayos que empiezan el proceso de síntesis de la vitamina D en la piel.

El sol es un estimulante del estado de ánimo. Los expertos dicen que cuando las estaciones cambian y la luz del día disminuye, el reloj interno de tu cuerpo puede ser trastornado, tus niveles de serotonina bajan y tus niveles de melatonina cambian. Todo ello puede conducir a la depresión invernal.

Aproximadamente 25 millones de estadounidenses experimentan depresión invernal cada año. Entonces, ¿qué podemos hacer para contrarrestar los efectos de la falta de luz solar? ¡Tenemos algunos consejos!

Una mujer usa su mano para hacer sombra para sus ojos contra el sol de invierno.

¿No eres aficionado al pescado? Prueba un suplemento de omega 3. Salud Equilibrada Omega Nutrilite™ brinda una mezcla concentrada de dos ácidos grasos omega 3 esenciales. Al ingerirla diariamente durante la semana, esta combinación brinda la misma cantidad de DHA y EPA que 15.75 onzas, o tres porciones, de pescado de mar.

Omega 3

Sé como los esquimales. Ellos han prosperado con una dieta de pescado y mariscos, abundante en ácidos grasos omega 3 durante los largos y difíciles inviernos árticos.

Vitamina D

Busca maneras de aumentar tu ingesta de vitamina D a través de la comida. Es difícil obtener todo lo que necesitas de la dieta, pero aunque sea poquito ayuda. Alimentos como pescado, sobre todo salmón, o huevos, queso y leche fortificada ofrecen formas naturales de vitamina D.

Un suplemento de vitamina D es a menudo recomendado durante los meses del invierno para ayudar a combatir las deficiencias. Los investigadores de Nutrilite™ han recurrido a una de las fuentes botánicas naturales más concentradas de vitamina D para su suplemento: los champiñones.

La Vitamina D Nutrilite™ usa champiñones cultivados blancos y portobellos cafés para brindar la misma forma de vitamina D producida por tu cuerpo de la exposición natural al sol, en una cantidad equivalente a 16 tazas de leche fortificada.

Un hombre corre a la intemperie  en el invierno como ejercicio para ayudar a combatir la depresión invernal.

Ejercicio

Sal a tomar el aire fresco y hacer ejercicio, lo que puede aumentar tus niveles de serotonina. Ya sea que camines, corras, patines en hielo, hagas caminata con raquetas de nieve o esquíes, asegúrate de vestir adecuadamente para las condiciones y proteger tu piel de la exposición.

Aprovecha al máximo la época del año

Hay mucho que disfrutar sobre el invierno a pesar de la luz solar reducida. Ojalá que estos consejos te ayuden a aprovechar esta estación al máximo. Puedes aprender más sobre Salud Equilibrada Omega Nutrilite™ y Vitamina D Nutrilite™ en Amway.com.

Deja un Comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Solo se mostrará su nombre cuando se publique el comentario.