Consejos de supervivencia para mañanas escolares fáciles

Mamá, papá, hijo e hija están en la cocina desayunando antes de la escuela.

A medida que se acerca el fin del verano, todos los padres de familia enfrentan el mismo reto: Tratar de encontrar esa transición fácil de los meses de dormir hasta tarde y las vacaciones a los relojes despertadores, calendarios repletos y mañanas caóticas.

Tenemos algunos consejos para facilitar las tareas más difíciles.

Vuelve a una buena rutina de sueño para la escuela

Permanecer despierto hasta tarde y dormir más allá del desayuno son las características del verano, especialmente para los preadolescentes y adolescentes. Pero cuando están irritables y privados de sueño no hacen las mañanas de escuela más fáciles. Reincorporarlos a una rutina de sueño puede ayudar.

Unas cuantas semanas antes del primer día de escuela, empieza a mandarlos a la cama un poco más temprano cada noche. Si tienen edad suficiente para usar una alarma, haz que la programen un poco más temprano cada mañana.

Para el momento que estés preparando mochilas para el primer día de clases, deberían estar de nuevo en su rutina tradicional para acostarse y levantarse.

Un niño pequeño lee en su cama.

Obtén temprano tus útiles escolares

Lo último que  necesitas en una mañana de escuela es descubrir que se te olvidó algo importante que van a necesitar para la clase.

Usa los últimos días antes de que empiecen las clases para volver a revisar mochilas, carpetas, cuadernos, listas de útiles y todo lo esencial para herramientas digitales como computadoras portátiles y calculadoras. Muchas escuelas o maestros publican cada año listas de útiles en línea o brindan orientación antes de que comiencen las clases.

Si en la casa no hay entusiasmo por el regreso a clases, haz de las compras de útiles escolares algo divertido dejando que escojan su carpeta favorita y los colores de los cuadernos junto con algunas etiquetas o calcomanías especiales para personalizarlos.

Planea desayunos rápidos y saludables

Si alguien en tu familia tiene el tiempo de preparar tortillas de huevo o pan francés cada mañana, asegúrate de darle las gracias. Para el resto de nosotros, un plan para desayunos rápidos, saludables y que además se los vayan a comer es una necesidad antes de que empiece la escuela.

Si puedes reservar tiempo durante el fin de semana, todavía puedes contar con esos platillos caseros favoritos. Prepara grandes cantidades y congélalas para que puedas calentarlas fácilmente durante la semana. Huevos horneados en moldes para panecillos son excelentes para sándwiches de desayuno para toda la familia sin importar la edad.Un tazón de avena con fruta está en una mesa con una manzana en el fondo.

Alimentos de granos enteros como pan para tostar, cereal, gofres (waffles) congelados, avena o barras de comida pueden combinarse con fruta o yogur para una comida bien balanceada.

Y tener bastante fruta congelada a la mano hace de los batidos una opción rápida y una forma fácil de añadir nutrientes como espinaca, col rizada o proteína, como la Proteína Vegetal en Polvo Nutrilite™.

Si tienes a alguien malhumorado en casa que evita el desayuno, puedes discretamente poner algo en su mochila cuando sale de casa, como una Barra de Bienestar Nutrilite™. Las barras brindan proteína y otros nutrientes para ayudarle hasta la siguiente comida.

Planea almuerzos escolares saludables

Asegúrate de que tu cocina está surtida con todo lo básico para los almuerzos escolares y refrigerios nutritivos que les gusta comer. La última parte es clave ya que el almuerzo más nutritivo del mundo no les beneficiará si no se lo comen.

Busca carnes frías magras u otras proteínas en pan integral, verduras rebanadas, frutas fáciles de comer y chips o galletas saladas de granos enteros.

Preparar algunos de estos alimentos al principio de cada semana es ideal. Por lo menos trata de hacerlo la noche anterior. Es una cosa menos de qué preocuparte en la mañana.

Escoge el vestuario para el regreso a clases la noche anterior

Las mañanas de escuela serán más tranquilas si todo está donde lo necesitas cuando te despiertes.

Pídeles que escojan su ropa para el día siguiente, asegurándose de que todo esté limpio y disponible. Esto ayudará a evitar emergencias de vestuario entre el caos matutino.

Haz que revisen sus mochilas en la noche, también, y se aseguren de que todo están adentro y listo. Si hay lugar en el refrigerador para todas las bolsas de almuerzo o loncheras, excelente. Si no, coloca los artículos no perecederos en la lonchera en el mostrador, donde no será olvidada, y añade el resto antes de que salgan por la puerta.

Una mujer se sirve café de una prensa francesa con la Vitamina B Nutrilite en el fondo.

No te olvides de ti

Lidiar con todo el asunto del regreso a clases puede ser un poco estresante, pero la mayoría de estos consejos funcionan para los mayores de la casa también.

Y asegúrate de añadir también tu café o té favorito a la lista de compras del regreso a clases. Disfrutar una taza en silencio por la mañana antes de que el resto de la familia despierte es una excelente manera de prepararte para el ajetreo matutino.

¿Quieres saber más sobre la Proteína Vegetal en Polvo Nutrilite, las Barras Sustitutas de Comidas u otros productos que pueden hacer tu vida más fácil? Visita los sitios web para Amway US o Amway Canadá. Y consulta más blogs en Amway Voces Latinas.

Deja un Comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Solo se mostrará su nombre cuando se publique el comentario.