Cómo aumentar el movimiento cuando trabajas desde casa

Un hombre mira la pantalla de una computadora mientras escribe. Está sentado en su escritorio ordenado recientemente.

Para muchos, trabajar desde casa se ha vuelto rutina y podría no cambiar en el futuro cercano.

Es probable que el cambio en tu estilo de vida haya hecho más que eliminar tu viaje diario al trabajo. También ha afectado cuánto te mueves durante el día, ya se trate de rutinas completas de ejercicios o de la distancia que solías caminar y que eran parte de tu vida diaria.

Los que tienen un contador de pasos sin duda han visto las pruebas. Trabajar desde casa significa sentarse en el mismo lugar durante gran parte del día a tan solo unos pasos de todo lo que puedas necesitar. Eso significa que te estás perdiendo esos momentos diarios de mayor actividad como caminar hasta tu cafetería favorita o incluso la cocina de la oficina, almorzar con amigos o salir a dar una caminata por el edificio para charlar con un compañero de trabajo.

Si aún no lo has hecho, ya es tiempo de modificar tu rutina diaria de modo que incluya actividad física regular. Aunque puedas estar acostumbrado a ir al gimnasio cerca de tu oficina o reunirte con tus compañeros de trabajo para correr a la hora del almuerzo o caminar después del trabajo, existen otras maneras de hacer ejercicio.

De hecho, ejercitarse podría ser incluso más conveniente ahora que antes. Estas son algunas estrategias sencillas para que puedas ejercitarte lo suficiente cuando trabajes desde casa.

Ponte un horario

Todos conocemos los beneficios de organizar nuestras prioridades en nuestro día de trabajo. Crear una lista de cosas por hacer nos ayuda a mantenernos enfocados y a completar tareas pendientes. Lo mismo sucede con el ejercicio.

Una vez que establezcas un horario diario con el fin de dividir claramente el tiempo de trabajo del tiempo personal, tendrás una visión del tiempo libre del que dispones para programar actividades saludables. Apegarte a tu horario todos los días es una manera de asegurarte de tener tiempo para ti mismo.

Si tu tiempo personal incluye a la familia, asegúrate de que tus salidas en grupo giren en torno a actividades físicas. Podría ser una caminata por un sendero cercano, un viaje a la playa para nadar y escalar las dunas, o un paseo en bicicleta después de la cena.

Un hombre corre afuera en invierno para hacer ejercicio y ayudar a combatir la tristeza del invierno.

Empieza el día haciendo ejercicio

Una de las grandes ventajas que conlleva el trabajar de forma remota es tener flexibilidad para establecer tu horario. Ahora puedes aprovechar el tiempo que dedicabas en la mañana en tu viaje a la oficina para hacer ejercicio y mantenerte saludable.

La decisión de comenzar el día con un entrenamiento tiene efectos positivos y duraderos. Según las investigaciones, una sesión de ejercicio temprano por la mañana te hará sentir lleno de energía para comenzar el día y acelerará tu metabolismo hasta una hora después de ejercitarte.

Además, es un gran obstáculo mental que sacas del camino a primera hora en la mañana. Una vez que hayas terminado y te enfoques en empezar tu jornada laboral, ya no tendrás esa preocupación latente de tener que hacer espacio en tu horario para ejercitarte más tarde.

Una mujer hace yoga en su sala de estar.

Convierte tus descansos en minientrenamientos

Los descansos son una parte importante del día cuando trabajas desde casa. Cada mañana y cada tarde, tomar un descanso mental del trabajo te otorga un respiro de 15 a 20 minutos para despejar la cabeza y concentrarte en otra cosa.

Al convertir ese descanso en una minisesión de entrenamiento o estiramiento, estarás haciendo dos cosas a la vez de una manera saludable. Busca en Internet entrenamientos de 15 minutos que se enfoquen en tus brazos, abdominales o piernas. Generalmente, son series de ejercicios sencillos que puedes hacer en casa con pesas improvisadas o sin ningún equipo.

También puedes descargar algunas aplicaciones de entrenamiento rápido en tu teléfono, el cual puedes llevar fuera contigo si el clima lo permite. Si prefieres olvidarte de la tecnología, aprovecha tus descansos en el exterior con una caminata o un paseo corto en bicicleta.

Las personas que tienen equipo para hacer ejercicio en casa también pueden usar la caminadora durante 20 minutos mientras escuchan su música favorita. Y si tienes escaleras en tu casa, tienes una escaladora ya lista. Sin importar cómo te muevas, el hecho de que lo hiciste te permitirá volver a tu escritorio con una sensación de frescura.

Amigos disfrutan de un bocadillo en el parque después de salir a caminar.

Invita a tu familia y amigos a ejercitarse contigo

Trabajar desde casa no significa que no puedas reunirte con tus mejores amigos para hacer ejercicio. El centro de la ciudad, los parques, los senderos para bicicletas y los senderos naturales de la zona son lugares estupendos para reunirse a hacer ejercicio mientras practicas el distanciamiento social responsable.

Si no puedes reunirte con tu familia o amigos para hacer ejercicio en persona, entonces lleva tus entrenamientos al reino virtual. Prepara un chat de video con uno o más amigos mientras haces una serie de sentadillas, abdominales, flexiones y planchas.

Después, quédate para una charla de enfriamiento. Convertirlo en una actividad grupal te ayuda a mantenerte responsable. Además, mantenerse en contacto con amigos y familiares es bueno para tu salud mental –todos ganan–.

Un primer plano de la mano de una persona sosteniendo un batido de proteína XS listo para beber. La persona está usando leggings deportivos.

Ten a la mano una reserva de bocadillos saludables

Mientras haces malabares para combinar el trabajo remoto con tu rutina de ejercicio y tiempo personal, intenta tener suficientes alimentos saludables y nutritivos a mano con el fin de mantenerte con energía para este nuevo tipo de horario.

Tu lista de compras debe incluir muchas frutas y verduras frescas, granos enteros y alimentos ricos en fibra. Además, mantén una reserva de bocadillos nutritivos a mano para evitar tomar malas decisiones cuando te dé hambre, especialmente antes o después de tu entrenamiento.

Los artículos ricos en proteínas son especialmente importantes para tus esfuerzos diarios de ejercicio, ya que las proteínas ayudan a tus músculos a recuperarse.

Si prefieres algo salado, puedes mantener un suministro listo de Hojuelas de proteína XS™. Sin embargo, si quieres algo más dulce, la marca XS™ tiene batidos de proteína, cápsulas disolubles de proteína y barras de proteína que son muy convenientes y que darán en el clavo.

Conoce más

Un poco de creatividad y el compromiso de hacer del ejercicio parte de tu rutina te ayudarán a mantenerte físicamente saludable sin importar cómo se vea tu entorno de trabajo.

¿Buscas más consejos sobre cómo equilibrar el trabajo y la vida personal? Echa un vistazo a más publicaciones en Conexión Amway. También encontrarás algunos que te ayudarán a sacarle el máximo provecho a tus entrenamientos. Para obtener más información sobre cualquiera de los productos mencionados aquí, visita Amway.com o Amway.ca.

Deja un Comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Solo se mostrará su nombre cuando se publique el comentario.