¿Suspendido en casa? Organiza un día para escudriñar

Una mujer sentada en su sofá amarillo tomando una taza de té.

Cuando estás atascado en casa por largos periodos de tiempo, es fácil caer en la rutina. ¿Estás cansado de ver televisión? ¿No puedes seguir en el teléfono ni un minuto más?

Tal vez sea el momento de abordar algunos proyectos que siempre están en la parte inferior de la lista de tareas pendientes, como un enorme esfuerzo por escudriñar en el hogar. Cuando empiezas realmente a darte cuenta de todo lo que tienes, surgen las preguntas más insólitas, como: «¿Necesito seis espátulas?», «¿realmente hay un escritorio debajo de esa pila?» o «¿cómo puedo limpiar mi casa cuando ¡ni siquiera puedo encontrarla!?»

Deshacerse del desorden es una resolución común de Año Nuevo, lo que genera preguntas como “¿Necesito seis espátulas?” y “¿Hay realmente un escritorio debajo de esa pila de cosas?” o “¿Cómo puedo limpiar mi casa cuando no puedo encontrarla?”

La idea de enfrentar esas montañas de artículos puede ser abrumadora, pero los beneficios están bien documentados: Los expertos dicen que puede despejar tu mente, reducir la ansiedad, mejorar el sueño, aumentar la productividad, reducir los alérgenos y generalmente hacer que te sientas más feliz.

Pero ¿por dónde empezar? Hay muchos métodos diferentes de organización para elegir. Puedes comenzar poco a poco estableciendo objetivos diarios: 15 minutos al día, un cajón o dos armarios. O hacerlo en grande, reservando un día entero para ver qué tan lejos puedes llegar

Lo importante es que comiences, no lo pienses demasiado.  Aquí hay seis consejos para ayudarte a empezar:

La regla de un año

Empieza en tu cocina. Llena una caja (o cajas) con lo que no has usado en años, desde utensilios al azar como un deshuesador de cereza hasta aparatos especiales como una máquina para hacer pan.

Pon la caja (o cajas) fuera de tu vista por un año. Si después de 12 meses no has usado nada en ella, dónalo, déjalo a un lado para tu próxima venta de garaje o véndelo en línea. Adicional: Con ese espacio adicional en tus muebles, puedes almacenar algunos de los artículos que normalmente se acumulan sobre tu mostrador.

Lo mismo ocurre con tu ropa. Gira todos tus colgadores hacia atrás y solo gíralos de vuelta cuando uses algo. Después de un año, deshazte de cualquier cosa que no girases.

Un hombre mira la pantalla de una computadora mientras escribe algo. Sentado en su escritorio recién ordenado.

El problema del escritorio

Enfréntalo, tendrás que clasificar los documentos uno por uno. Sabes que hay un documento importante allí que necesitarás exactamente un día después de que no lo tengas.

Reúne tus archivos (o inicia un sistema de archivo si no tienes uno) junto con una papelera de reciclaje y una trituradora de papel y comienza a trabajar.

Después, crea un sistema para reducir el desorden que vendrá en el futuro. Mantén la papelera de reciclaje junto a tu escritorio, abre tu correo encima de esta y deja que el correo no deseado, los sobres y los catálogos vayan directamente a la papelera en lugar de acumularse en tu escritorio.

Ten una canasta o caja especial en el escritorio para los papeles que necesitas abordar, y determina qué declaraciones y documentos puedes ver en línea para no recibir papel en lo posible. Consigue una tableta y has lo mismo con los periódicos, revistas y libros.

Una colección de artículos de vidrio decorativo espera por ser eliminados durante el proceso de orden.

¿Tesoro o basura?

La mayoría de las personas tienen ese estante, gabinete de curiosidades o aparador que está rebosando con sus colecciones, ya sean figuritas, baratijas o libros. Cada elemento te trajo alegría en su momento, pero probablemente ese momento ya haya terminado. Además, es un problema sacarle el polvo.

Sé radical y elimina lo que ya no es especial. Puedes, llévaselo a otro miembro de la familia, a una organización benéfica, venderlo en línea o incluso tirarlo a la basura.

¿Demasiado difícil? Prueba la regla de un año: Colócalas en un baúl o caja y vuelve a revisarlas después de un año para ver si aún te evocan esos recuerdos especiales. Si la emoción se ha ido, es el turno de ellos.

Dile adiós a los proyectos de “algún día”

Punto de aguja, repintado de muebles, acolchado. Has iniciado todos esos proyectos y muchos otros a lo largo de los años, pero no los terminaste. Ahora están ocupando un espacio esperando “algún día” cuando tengas tiempo puedas retomarlos.

Es hora de reconocer la dura verdad: Nunca se harán. No eres una persona de proyectos, y eso está bien. Perdónate. Deshazte de ellos. Libérate.

Los contenedores son tus amigos

Para aquellas cosas que te traen alegría pero no es necesario que se muestren, invierte en algunos contenedores de plástico transparente. Son más duraderos que las cajas de cartón, y puedes ver lo que hay dentro sin tener que abrirlos. También se apilan fácilmente o están diseñados para deslizarse justo debajo de tu cama.

¿Te falta espacio de almacenamiento? Prueba pilas de maletas viejas o baúles todo acomodado como dicta la moda.  Son perfectos para guardar tus tesoros y se pueden apilar como mesas laterales o mesas de centro. Los taburetes con capacidad de almacenamiento sirven para el mismo propósito. Si no puedes deshacerte de las cosas, simplemente escóndelas.

Comienza de a poco, cosecha grandes beneficios

Ya sea que adoptes un sistema de limpieza para toda la casa o comiences poco a poco con tu cajón de chatarra, celebra tu éxito y comienza a aprovechar los beneficios de ordenar.

¡Por lo menos debería ayudarte a que fuera mucho más fácil limpiar tu casa!

4 Comentas

Deja un Comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Solo se mostrará su nombre cuando se publique el comentario.