Hacer ejercicio en casa: Reemplazando artículos del hogar por equipos de gimnasio

Una mujer hace yoga en su sala de estar.

Para muchos de nosotros, los gimnasios o estudios de entrenamiento son nuestro lugar feliz.

Vamos allí para desahogarnos, sudar bastante y sentirnos bien sabiendo que le estamos dando a nuestro cuerpo lo que necesita.

Para la mayoría de nosotros nuestro lugar feliz no está disponible en este momento, y nos vemos obligados a ejercitarnos en casa o en el exterior. Y teniendo en cuenta que en algunas partes del norte de Estados Unidos y Canadá la nieve aún aparece en el pronóstico del tiempo, hacer ejercicio en casa puede ser la única opción.

Un gimnasio improvisado

Quizás el mayor desafío de ejercitarse en casa es recrear la mentalidad que tienes en el gimnasio. Será difícil impulsar las elevaciones y repeticiones mientras tu perro te lame la cara o alguna persona de la casa pasa por ahí.

A menos que seas lo suficientemente afortunado de tener un espacio en tu hogar dedicado al ejercicio, estás enfrentando un gran desafío. Pero establecer un lugar lo mejor que puedas con equipos improvisados te ayudará.

Ofrecemos algunos reemplazos que te ayudarán a realizar la transición. Consulta con tu gimnasio o estudio otras sugerencias y no comiences ninguna rutina nueva de ejercicios muy complicados sin consultar a tu médico.

Designa un espacio

Solo necesitas un poco de espacio para ejercitarte, no es necesario que sea un lugar demasiado grande. Si estás transformando algunas áreas comunes de la casa en tu gimnasio, echa un vistazo a los artículos que podrían suponer un obstáculo a la hora de dar patadas, estirarte o similar.

Si puedes acostarte en el suelo estirado totalmente sin tocar nada, deberías estar listo (asegúrate de que el piso esté limpio mientras estés allí, si no es así, toma una escoba o una aspiradora antes de comenzar tu primer entrenamiento, te lo agradecerás a ti mismo después).

Unas pesas de mano en un tapete, una toalla, una cinta de medir y una botella de agua eSpring.

Pesas

Es posible que pierdas la precisión de saber que estás levantando un peso de 5 lb o uno de 3 lb durante las flexiones, pero puedes acercarte bastante con algunos artículos que tengas a mano.

Intenta con una jarra de plástico de 1 galón o 0.5 galones. Después de que hayas usado todo el contenido, llénala con agua y tendrás unas pesas con un cómodo mango. Una jarra de 1 galón de agua pesa un poco más de 8 libras o casi 4 kilogramos. Las latas de pintura o botellas de detergente son otra opción con mangos cómodos.

También puedes probar algunos artículos enlatados, libros u otros artículos que encuentres en tu casa, pero asegúrate de que puedas sostenerlos firmemente. Que te caiga una lata de sopa o la orilla puntiaguda de un libro sobre los dedos de tus pies no es algo muy placentero. Una opción es colocarlos en una bolsa con mangos resistentes y levantarlos así.

Bandas de resistencia

Es posible que tengas que sacrificar un viejo par de pantalones elásticos, pantalones deportivos, leggings, mallas o pantalones de nailon, pero puedes recrear la experiencia de usar bandas de entrenamiento en casa.

Busca pretinas o telas elásticas para imitar las bandas o cintas de resistencia que usas en el gimnasio o estudio. Algunas telas serán más elásticas que otras, por lo que tendrás que hacer algunos ajustes.

Cinturones elásticos, tirantes, neumáticos antiguos de bicicletas y cuerdas elásticas son otras opciones (ten cuidado con las partes duras de los extremos).

Correa de ejercicio

¿Extrañas la correa resistente que usabas para hacer estiramientos u otras maniobras? Toma una bufanda o un cinturón no elásticos de unos pantalones o una bata. Asegúrate de poder sostenerla firmemente y que pueda aguantar la tensión.

Una clase de ejercicios se alinea con una barra en un estudio.

La barra

Tener una barra resistente para ejercitarse y sostenerse en el estudio da una sensación reconfortante. En casa, puedes usar una silla firme.

Pruébala y sigue los pasos para asegurarte de que no se caiga ni deslice cuando la estés usando. Puedes asegurar la parte delantera contra una pared para mayor soporte. La pared en sí también será un buen sustituto de la barra para algunas maniobras.

Rodillo de espuma

¿Usas un rodillo de espuma en el gimnasio para soltar los músculos o darte un masaje? Intenta usar el rodillo para amasar de la cocina o un fideo de espuma de piscina del garaje.

¿No tienes ninguna de esas cosas? Toma una pelota de tenis, lacrosse, ráquetbol o algo similar. Aquellos que conocen la liberación auto-miofascial o el masaje personal sabrán cómo usarlas.

Salir del «gimnasio»

Cuando terminas de ejercitarte en el gimnasio, limpias tu equipo y te lavas, así que sigue el mismo procedimiento en casa. Si tu espacio para hacer ejercicios debe volver a ser una sala familiar, oficina o una sala de estar compartida después de tu entrenamiento, quita cuidadosamente tu equipo y tus tapetes y ponlos en un lugar accesible.

Facilitar la transición de un propósito a otro te ayudará a mantener tu rutina regular de ejercicios. ¿Buscas más consejos sobre un estilo de vida saludable? Consulta más publicaciones en Conexión Amway.

2 Comentas

Deja un Comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Solo se mostrará su nombre cuando se publique el comentario.