¿Por qué los probióticos son clave para tu salud digestiva?

Una vista por encima de una mesa con gente comiendo y sirviéndose más porciones.

Todos hemos escuchado lo importante que es el ejercicio cuando se trata de desarrollar músculos fuertes y mantener un corazón saludable. Pero ¿cuándo fue la última vez que pensaste en lo que estás haciendo para mantener tu microbioma en forma?

“¿Mi qué?” te preguntarás.

¿Qué es un microbioma?

Tu microbioma está en tu intestino. Es una gran comunidad de pequeños organismos vivos –bacterias buenas y malas–, que pueblan los intestinos grueso y delgado.

Esos pequeños seres tienen un trabajo muy importante. Además de mantener el funcionamiento de tu sistema digestivo, constituyen aproximadamente el setenta por ciento del sistema inmunológico de tu cuerpo, lo que los convierte en una parte vital de tu bienestar general.

Un gráfico que dice: ¿Las bacterias me enferman?

Una historia de dos bacterias

Hay dos tipos básicos de bacterias que hacen su hogar en tu intestino: las buenas y las malas. Tu cuerpo trabaja duro todos los días para tratar de mantener un equilibrio saludable de ambas.

Las bacterias malas pueden provenir de cosas como una dieta pobre, una semana estresante en el trabajo o incluso la falta de sueño. Cuando hay demasiadas de estas bacterias malas, pueden evitar que nuestro microbioma funcione como debería.

Las bacterias buenas ayudan a descomponer los alimentos que comemos, agregando una capa de protección adicional al revestimiento de los intestinos y tienen miles de funciones más que ayudan a mantenerte saludables.

Tu red social interna

Demos un vistazo más de cerca a tu microbioma. Piensa en las bacterias buenas como tu red social personal: son los billones de pequeños amigos que nunca supiste que tenías.

Su función es pegarse a ti, crear un sistema inmunológico saludable y mantener tu proceso digestivo funcionando sin problemas.

El desafío es asegurarse de que tu intestino esté lleno de bacterias buenas, incluso cuando tu estilo de vida invite a un pequeño ejército de bacterias malas en cada paso.

Una caja abierta de pizza está en una mesa rodeada de tazones de palomitas de maíz y papas fritas, un control remoto de televisión y vasos de soda. Las rodillas, pies y manos de una familia se muestran en el lado derecho de la foto. Mucha comida grasosa es mala para tu hígado.

Aspirando a un microbioma equilibrado

Las bacterias malas son los alborotadores: los troll Necesitando no ser seguidas y bloqueadas. Se crean cuando comemos demasiados alimentos procesados, generándole una carga de grasas saturadas y azúcares a nuestro sistema, que las bacterias malas adoran.

Se multiplican cuando nuestros cuerpos están estresados o cuando nos afecta la contaminación ambiental. Estas bacterias malas pueden dominar a las bacterias buenas en nuestro microbioma. Causando un desequilibrio, que no solo afecta nuestra salud digestiva sino que, debilita nuestro sistema inmunológico.

Cuando nuestro microbioma está fuera de control, puede causar algunas molestias en forma de problemas estomacales, irritabilidad intestinal, estreñimiento, todo aquello que preferimos evitar.

Obteniendo los probióticos que necesitas

La mejor manera de mantener tu microbioma en buen estado es apoyarlo reponiéndolo con microorganismos probióticos “amigables” todos los días.

Tomar decisiones de estilo de vida saludables son una excelente manera de proteger su equilibrio, al igual que consumir alimentos con probióticos naturales. También puedes tomar un suplemento probiótico diario.

Por ejemplo, cada dosis del Probiótico Balance Within™ de Nutrilite™ proporciona 6.3 billones de unidades formadoras de colonias (UFC) de bacterias beneficiosas para reforzar tu microbioma.

Una mujer sosteniendo una caja del Probiótico Balance Within frente a su cara.

Un desafío de los suplementos probióticos es que los probióticos pueden morir incluso antes de que lleguen a tu intestino. Busca cepas de probióticos especialmente formulados para llegar vivas a tu sistema intestinal y permanecer allí para ayudar a expulsar las bacterias malas.

“Encontrar el equilibrio correcto de las cepas de probióticos correctas en los niveles correctos para la digestión y la salud inmunológica es clave”, dijo Kristin Morris, Científica Investigadora Principal de Nutrilite. “Buscamos cepas que tuvieran evidencias clínicas concretas de que producen esos beneficios. Eso fue muy importante para nosotros”.

La conveniente mezcla de probióticos en polvo viene en paquetes de una sola porción que se pueden verter en una bebida fría, espolvorear sobre alimentos fríos o directamente en la boca.

Aprende más

¿Deseas obtener más información sobre el suplemento Probiótico Balance Within™ de Nutrilite™? Visita el sitio web para Amway US.

2 Comentas

Deja un Comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Solo se mostrará su nombre cuando se publique el comentario.