Demuéstrale un poco de amor a tu hígado: Consejos para apoyar la salud del hígado

Las manos de un hombre se muestran cortando varios vegetales en una tabla de cortar redonda, mientras que las manos de una mujer separan dientes de ajo en el borde.

Situado justo debajo de las costillas en el lado derecho, con un peso de cerca de 3.5 libras, está el órgano interno más grande y más pesado de tu cuerpo: ¡te presento a tu hígado!

Tu hígado realiza funciones esenciales para digerir los alimentos y deshacerte de sustancias tóxicas. Puedes darle las gracias por filtrar alcohol y sustancias químicas dañinas, absorber nutrientes, combatir infecciones y almacenar energía para cuando la necesitas.

“Todo lo que comes, bebes o respiras va a tu torrente sanguíneo y es filtrado por tu hígado,” dijo Jennifer Chuang, una científica investigadora de Nutrilite™.

Eso incluye papas a la francesa, alcohol, humo del cigarro hasta limpiadores en aerosol agresivos—tu hígado se encarga de todo descomponiendo y absorbiendo grasas, metabolizando carbohidratos, manejando niveles de bilis y ayudando a tu cuerpo a absorber y almacenar nutrientes, dijo Chuang.

Por todo su arduo trabajo, ¿no deberías hacer lo posible por cuidarlo? No te preocupes, tenemos algunos consejos para apoyar la salud de tu hígado.

Una caja abierta de pizza está en una mesa rodeada de tazones de palomitas de maíz y papas fritas, un control remoto de televisión y vasos de soda. Las rodillas, pies y manos de una familia se muestran en el lado derecho de la foto. Mucha comida grasosa es mala para tu hígado.

Come adecuadamente

Cuando estás tratando de comer saludable, la lista de alimentos que deberías evitar en exceso es bastante larga. Un buen lugar para empezar es reducir las grasas trans y las grasas saturadas. Esto significa comida frita, pan blanco, cosas dulces, carne grasa, leche entera y mucho más.

Entonces, ¿qué queda en el menú? Frutas, verduras, granos enteros, productos lácteos bajos en grasa, pescado y cortes de carne magra, como pechuga de pollo o pavo.

Consumir más de estos últimos que de los primeros te ayudará a mantener tu peso bajo control, lo que es clave para evitar el riesgo de desarrollar problemas del hígado.

Mantente activo

La investigación demuestra que el ejercicio regular es una excelente manera de reducir la grasa del hígado, lo que también te ayuda a permanecer fuera de la zona de peligro para problemas hepáticos.

Así que asegúrate de salir y hacer ejercicio. Los expertos recomiendan 150 minutos de ejercicio de intensidad moderada o 75 minutos de ejercicio de alta intensidad cada semana.

Se muestra un martini en una mesa de madera rodeada de queso y galletas, aceitunas y los utensilios necesarios para mezclar un martini. Mucho alcohol es malo para tu hígado.

Cuida lo que bebes

Beber mucho alcohol puede dañar o destruir las células de tu hígado, aumentando el riesgo de problemas hepáticos. Tu hígado también tiene que trabajar más fuerte cuando tomas en exceso bebidas como café o sodas con azúcar.

Tu mejor elección de bebida es simplemente agua. Ayuda a limpiar el sistema de toxinas. Se recomiendan sesenta y cuatro onzas al día.

No fumes

Este consejo funciona con casi cualquier situación. Cuando se trata de tu hígado, fumar puede dañar o destruir tus células hepáticas, aumentando el riesgo de todo tipo de problemas del hígado.

Rociadores en aerosol: toma precauciones

Escoge tus productos de limpieza con cuidado, ya que algunos incluyen sustancias químicas que pueden dañar tu hígado. Si estás usando un rociador en aerosol, mantén el cuarto bien ventilado para prevenir inhalar la sustancia. Considera un sistema de tratamiento de aire.

Cuando estés rociando insecticidas, fungicidas, pintura u otras sustancias químicas tóxicas, asegúrate de usar una máscara, guantes y manga larga.

Sigue las indicaciones del doctor

Asegúrate de seguir las instrucciones del doctor cuando se trata de medicinas, ya sea con o sin receta médica.

Consulta a tu médico si estás tomando más de un medicamento y ten cuidado de posibles interacciones negativas con el alcohol u otras sustancias. Algunas combinaciones pueden ser más dañinas para tu hígado.

Se muestra una botella de Apoyo al Hígado Nutrilite con flores de cardo mariano y diente de león, junto con cúrcuma.

Considera usar un suplemento

El cardo mariano contiene productos botánicos que brindan protección antioxidante y apoyan una función hepática saludable. Apoyo al Hígado Nutrilite™ incluye cardo mariano en una fórmula que respalda tu actividad metabólica normal para ayudarle a tu hígado a eliminar toxinas de tu cuerpo†. También tiene raíz de diente de león y cúrcuma.

Hazte chequeos regulares

Si piensas que estás en riesgo de problemas hepáticos, asegúrate de hacerte chequeos médicos anuales. Tu doctor puede estar al pendiente de signos de advertencia. También es una buena idea para tu salud óptima general.

Conoce más

Ahora que ya cuentas con la información, necesitas ayudar a tu hígado a hacer su trabajo. ¡Muéstrale algo de cariño! Y para saber más sobre Apoyo al Hígado Nutrilite y otros suplementos Nutrilite, por favor visita los sitios web para Amway US o Amway Canadá.


†Esta declaración no ha sido evaluada por la Administración de Alimentos y Medicamentos de EUA. Este producto no pretende diagnosticar, tratar, curar ni prevenir ninguna enfermedad. 

2 Comentas

Deja un Comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Solo se mostrará su nombre cuando se publique el comentario.